Tratamiento De Aguas

Energía, Agua y Sostenibilidad Ambiental

Tratamiento de Aguas

Generación de Biogas

El biogas producto de la biodegradación anaerobia, compuesto de metano en un 60 a 70%, se puede utilizar para la co-generación de energía (energía calorífica, energía eléctrica). Este gas se almacena en un depósito especial conocido como gasómetro y debe ser quemado para evitar la emisión de metano pero también puede ser aprovechado para generar energía calorífica y eléctrica. En flujos de aguas residuales domesticas superiores a los 25 lts/seg el volumen de biogás es suficiente para ser utilizado en la generación de energía eléctrica.

El biogas se aprovecha como fuente de producción energética (electricidad), por medio de motores generadores a biogas. Esto permite que la energía que consume la planta (si es el caso) sea abastecida por el mismo sistema. En caso de que el sistema genere más electricidad de la que requiere para operar, la electricidad “sobrante” puede ser comercializada, lo que representa una ganancia “extra” y acelera la recuperación de la inversión.

¿Es posible generar energía a través del tratamiento de sólidos organicos?

El biogás es uno de los subproductos obtenidos en la digestión anaerobia. Es un gas similar al gas natural que es extraído de los yacimientos, a diferencia de que éste último contiene una variedad de hidrocarburos como etano, propano y butano.

Dependiendo del proceso de digestión y de la materia prima digerida el biogás tendrá distinta composición, aunque generalmente se compondrá por un 60-65% de metano (CH4), 30-40% de dióxido de carbono (CO2) y en menor proporción se encuentran trazas de ácido sulfhídrico, nitrógeno hidrógeno, argón y otros compuestos orgánicos volátiles (COV´s).

El metano contenido en el biogás puede ser utilizado en la generación de calor, en la producción de electricidad o como combustible de automóviles. Como beneficio por su uso podemos decir que:

  • Se disminuye el consumo de combustibles fósiles
  • Reduce el costo de la energía eléctrica
  • Combustible fiable y respetuoso con el medio ambiente
  • Autosuficiencia energética